Roscón de Reyes

Puede que algunos penséis que ya es muy tarde para hablar del roscón de reyes, así que os voy a explicar por qué os equivocáis.

En España tenemos muchos dulces que son de temporada, como los buñuelos, las torrijas, churros, rosquillas… Todos ellos se toman en periodos concretos del año, Semana Santa, invierno, el día de Todos los Santos, y un largo etcétera de fiestas a las que les añadimos un toque de azúcar. La cuestión es que todos ellos no son exclusivos de su época, no es raro comer churros en verano en las fiestas del pueblo, o buñuelos cualquier día del año, torrijas fuera de Semana Santa…

Pero, ¿alguien ha comido Roscón de Reyes algún día que no sea entre el 4 y el 7 de enero? NO. Hasta la fecha no he conseguido que nadie me explique el motivo, pero creo que el problema principal está en el nombre. Si se llamase simplemente roscón no sería tan raro verlo en cafeterías en otoño, o tal vez como postre de algún menú del día, pero al llamarse “de Reyes” te tachan de loco si lo pides en una panadería en febrero.

El roscón puede existir en dos variantes, con y sin nata. Personalmente prefiero con nata si lo voy a tomar solo, pero sin nata si entra en juego un buen tazón de chocolate caliente. Y, aunque las soporto, no me gustan las frutas escarchadas, pero lo bueno es que mi madre lo hace sin ellas. Siempre me he preguntado por qué las pastelerías no se atreven a sacar versiones sin fruta, supongo que porque no es un roscón purista.

En casa, además, cuando queda roscón del día anterior a veces lo cortamos por la mitad, metemos jamón y queso, y va directo a la tostadora después de apretarlo un poco, o a la plancha con un poco de mantequilla. Es una manera estupenda de recuperar el roscón, y está mucho más bueno que el croissant relleno.

Siento deciros que este año no me he hecho foto comiendo roscón, pero en una familia tan grande no te puedes parar a hacerte fotos cuando solo se come roscón dos o tres días al año. Os pongo la foto del blog de mi madre, a ver si así algún pastelero la ve y le apetece ponerlo en su negocio bajo el nombre de roscón, sin fruta, y sin sorpresa (podemos dejar eso para la época de reyes). ¡Un abrazo!

Roscón de Reyes casero

P.S.: ¿Os gusta el roscón? ¿Cómo lo preferís?

« Arenques y Telegram