Buñuelos de viento

¡Arranca el blog con el primer post! Como mi madre está de vacaciones, estoy yo solo en casa a nivel supervivencia, así que he decidido regalaros un primer post, en el que voy a cocinar una receta del blog de mi madre, buñuelos de viento (los de la foto son míos)

Buñuelos de viento

Lo primero que he hecho ha sido ir al supermercado más cercano a casa a comprar un par de cosillas (solo tenía harina y sal, vaya). Pensaba que lo que más me iba a costar era encontrar la levadura, pero sorprendentemente me he topado con ella, y sin embargo la nata montada (los voy a rellenar con nata en lugar de crema, que es más sencillo) casi se me escapa. A punto he estado de irme sin ella de desesperación, ¿quién pone la nata al lado de las verduras, en lugar de ponerla cerca de la leche?

He tenido ciertas dudas sobre si comprar aceite de girasol o tirar del de oliva que había en casa, y al final me he decantado por el primero, pensando que le daría menos sabor al buñuelo. Solo el tiempo puede decir si he hecho lo correcto…

Pues eso, que me he puesto al lío. No os voy a comentar la receta, que para eso la tenéis en el blog de mi madre, solo quiero daros unos avisos. El primero es que es prácticamente imposible rallar un limón, porque se queda todo en el rallador y no hay quien lo despegue. Al final lo he pasado por el lado gordo del aparato, y me han quedado unas tiras bastante gruesas.

Mi segundo aviso es que la receta es para más de una persona. Aquí os dejo una foto para que veáis que voy a estar unos cuantos días tomando buñuelos…

Bandeja enorme de buñuelos

La verdad es que al final ha sido bastante más fácil de lo que me esperaba, aunque bastante trabajoso. Lo más costoso es mezclar los huevos (paciencia, que se acaban mezclando), y que al principio dedicas mucho tiempo a hacer las bolas bien redondas, aunque luego te das cuenta de que al hincharse da más o menos igual la forma.

Bueno, que me voy por las ramas, aquí os dejo una foto mía comiendo buñuelos. ¡Hasta el siguiente plato!

Los buñuelos estaban buenísimos

P.S.: No sabéis lo difícil que es hacerse una foto a uno mismo mientras comes…

Vitaminando el blog »